RESPALDO CIENTIFICO

El Premio Nobel de Medicina y Fisiología 2005 fue otorgado a los científicos australianos Barry J. Marshall y  J. Robin Warren, por descubrir y demostrar que la bacteriaHelicobacter pylori es causante de gastritis crónica, úlcera péptica y cáncer de estómago.


La Organización Mundial de la Salud, ha clasificado a la Helicobacter pylori, como Cancerígeno Biológico tipo I, concluyendo también que una quinta parte de las causas de cáncer en el mundo son causadas por infecciones crónicas, como la de Helicobacter pylori causante de cáncer de estómago.

Diversos estudios en el mundo han concluido que la Helicobacter pylori es la bacteria que más infecta al ser humano, estando infectadas hasta el 60% de las personas en países desarrollados y hasta el 90% en los países en desarrollo, siendo la infección crónica más común después de la caries dental.

Esta bacteria se desarrolla exclusivamente en el estómago humano, siendo el único organismo conocido que puede subsistir en el ácido clorhídrico que generamos para realizar la digestión. Es una bacteria espiral (de esta característica morfológica deriva el nombre de helicobacter) y puede "atornillarse" literalmente por si misma para colonizar el epitelio estomacal.

Su presencia en la mucosa gástrica genera una respuesta inmunológica celular y humoral, la cual es incapaz de eliminar la bacteria. 

En ocasiones no se presentan síntomas pero lo más habitual es que se produzca ardor o dolor en el epigastrio, acompañado de nauseas, mareos, etc. Es frecuente encontrar síntomas relacionados al reflujo gastroesofágico, como la acidez de estómago. Los ardores en el epigastrio suelen ceder a corto plazo con la ingesta de alimentos, sobre todo leche. Pero, unas dos horas tras la ingesta, los alimentos pasan al duodeno y el ácido clorhídrico secretado para la digestión queda en el estómago, lo que hace que se agudicen los síntomas.  También puede aparecer dolor abdominal en la parte superior (que puede empeorar al comer), indigestión abdominal, pérdida del apetito, vómitos con sangre o con un material similar a granos de café, y heces oscuras

El tratamiento tradicional para erradicar esta bacteria, es un coctel de varios antibióticos, adicionados con un bloqueador del ácido clorhídrico como el omeprazol y pantoprazol, lo cual desafortunadamente no es efectivo en muchos casos por la resistencia de la bacteria a los antibióticos, ya que si vive dentro del ácido clorhídrico es muy resistente y difícil de erradicar.

Por lo tanto, la ingesta de prazoles y antiácidos no erradican la bacteria, solo disminuyen los síntomas al evitar la producción del ácido clorhídrico, permitiendo que la bacteria siga dañando nuestro estómago, pasando de gastritis a úlcera y posteriormente a cáncer de estómago.

Científicos de la Universidad de Kyoto, Japón, concluyeron que el ingrediente activo de nuestro producto demostró plenamente su efectividad contra la bacteria Helicobacter pylori, sin que dicha bacteria presentase resistencia al tratamiento, logrando la erradicación de la misma en solo 14 días. 

INFECCIÓN:
La infección por Helicobacter pylori puede ser sintomática o asintomática (sin efectos visibles en el enfermo); se estima que más del 70% de las infecciones son asintomáticas. En ausencia de un tratamiento basado en antibióticos, una infección por Helicobacter pylori persiste aparentemente durante toda la vida. El sistema inmune humano es incapaz de erradicarla.

 

VIA DE INFECCIÓN:
La bacteria ha sido aislada de las heces, de la saliva y de la placa dental de los pacientes infectados, lo cual sugiere una ruta gastro-oral o fecal-oral como posible vía de transmisión. Otros medios de infección son ingerir agua y alimentos contaminados o incluso el trasvase de fluidos de forma oral con una persona contaminada.

DIAGNOSTICO:
Existen diferentes métodos para diagnosticar una infección de Helicobacter pylori. Uno es detectando anticuerpos específicos en una muestra de sangre del paciente o de heces, utilizando antígenos. También se utiliza la prueba del aliento con urea, en la cual el paciente bebe urea marcada, produciéndose posteriormente (debido al metabolismo de la bacteria) dióxido de carbono marcado, el cual es detectado en la respiración. Otro método de diagnóstico es la biopsia, en la cual se mide la ureasa activa en la muestra extraída (el denominado "test rápido de la ureasa"). Otra forma de diagnosticar una infección de Helicobacter pylori es por medio de una muestra histológica o de un cultivo celular. Uno de los métodos de detección más sensibles corresponde a la PCR (reacción en cadena de la polimerasa), la cual permite también identificar genes asociados a virulencia (CagA y VacA), genes asociados a adhesión (BabA) y genes de resistencia a antibióticos (Claritromicina).

 

PROBLEMAS DE DIAGNOSTICO:
Ninguno de los métodos anteriores es completamente infalible. La prueba de anticuerpos sanguíneos, por ejemplo, tiene tan sólo entre un 76 y un 84 por ciento de sensibilidad. La medicación, por otro lado, puede afectar a la actividad de la ureasa y dar falsos positivos en los métodos basados en ella.
Por lo tanto, es recomendable que ante cualquier sospecha de infección por Helicobacter pylori, se tome de inmediato nuestro tratamiento con CITRATUS.MX, el cual es más barato que cualquier estudio y no tiene reacciones secundarias adversas, recordando que además de eliminar la Helicobacter pylori, también elimina muchas otras bacterias y microorganismos nocivos de nuestro organismo.

 

La infección por Helicobacter Pylori puede no generar síntomas, hasta que se activa, pudiendo ocasionar además de acidez, gastritis, úlcera y cáncer,  las siguientes enfermedades:

 

  • Anemia crónica al bloquear la absorción de nutrientes.

  • Desnutrición y baja estatura en niños.

  • Migraña al interferir en la producción de sustancias vasoactivas.

  • Infartos, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

  • Disminución en la asimilación de ácido fólico.

  • Polineuropatías al bloquear la absorción de vitamina B12.

  • Lesiones ulcerosas en la piel y Urticaria.

  • Alopecia areata (calvicie por zonas).

  • Encefalopatía hepática.

  • Bronquitis crónica, asma bronquial y cáncer de Pulmón.

  • Obesidad, por la continua necesidad de comer para disminuir molestias de la gastritis.

 

La bacteria Helicobacter pylori se contagia por vivir con una persona infectada, por un beso (vía oral-oral), por vías respiratorias, tomar agua de la red, consumo de mariscos y vegetales crudos, etc., como se describe en:

 

A continuación detallamos las ligas a diversos sitios de Internet que respaldan las afirmaciones vertidas en esta sección:

 

http://nobelprize.org/nobel_prizes/medicine/laureates/2005/

http://www.bvs.sld.cu/revistas/ali/vol15_1_01/ali07101.htm
http://bvs.sld.cu/revistas/ali/vol15_1_01/ali06101.pdf
http://www.cronicadearagon.es/wordpress/?p=1022
http://www3.interscience.wiley.com/journal/118849251/abstract?CRETRY=1&SRETRY=0.

http://www.who.int/cancer/media/AccionMundialCancerfull.pdf
http://www.medilegis.com/BancoConocimiento/T/Tribuna102n6pamc2/pamculcera.htm
http://www.ucm.es/info/fmed/medicina.edu/Infecciones/hpilori.htm
http://bvs.sld.cu/revistas/ali/vol15_1_01/ali07101.htm
http://biblioweb.unam.mx/libros/microbios/Cap11/
www.respyn.uanl.mx/especiales/2006/ee-13-2006/documentos/01-MCEspinoza-Mata.pdf
http://www.facmed.unam.mx/deptos/anatomia/computo/Estomago/helicobac.html
http://www.aeped.es/protocolos/gastroentero/14.pdf